¿Qué es la última milla? ¿Por qué es el presente la logística inmediata? Las grandes urbes como Madrid, Barcelona o Valencia en España son espacios abiertos que ofrecen grandes posibilidades, pero a merced de un urbanismo cuyas redes de comunicación están cambiando; por un lado, limitando el espacio de los vehículos y por otro, permitiendo que los ciudadanos ocupen ese espacio libre en una apuesta por la sostenibilidad y la defensa del medio ambiente.

Vivir o trabajar en una gran ciudad aúna emprendimiento con responsabilidad. No es suficiente ya emprender, hay que emprender responsablemente.

Para poder hacerlo ciudadanos, empresarios y profesionales necesitan disponer de un sistema de transporte que les permita enviar o recibir bienes o servicios de forma rápida, eficiente y segura.

Rapidez, eficacia y seguridad son los tres pilares sobre los que se construye la moderna logística inmediata que pivota esencial y sustancialmente sobre la innovación tecnológica. También sobre la rapidez de entrega, el último recorrido del envío, lo que interesa al consumidor, la última milla.

Sin innovación tecnológica es imposible un modelo responsable y sostenible de logística. La innovación tecnológica en una sociedad digitalizada es la herramienta necesaria para garantizar que ciudadanos, empresarios y profesionales puedan enviar y recibir bienes y servicios de manera rápida, es decir, en un tiempo ajustado a las necesidades de lo inmediato, eficiente, esto es, mediante un modelo de transporte sostenible, responsable, respetuoso con la ciudad y con el medio ambiente y seguro porque el emisor controla en todo momento la salida y llegada de sus bienes y servicios.

Si la ciudad es un espacio de complejidad cuya logística solo puede ser aborda mediante innovación tecnológica, responsable y sostenible, la denominada última milla, ese espacio nuclear o central de la gran ciudad es un desafío mayúsculo para una empresa de servicios de logística.

Desafío que sólo mediante el uso de la mejor tecnología, aplicaciones potentes e inteligencia artificial (IA) puede, de manera sostenible y responsable, obtenerse para asegurar el transporte de bienes de forma rápida garantizado que, entre el envío y la recepción no pase más de 1 hora. Ese es el tiempo asumible en la última milla, cualquier otro es un esfuerzo perdido. Y, desde luego, ganar ese tiempo sólo será posible de la mano de la innovación tecnológica, las aplicaciones informáticas y la IA que ha venido a transformar, renovar y digitalizar el sector de la logística.

Si ese reto de la última milla es una meta sólo al alcance de algunos, entre estos, sólo empresas comprometidas como Portefy pueden afrontar ese desafío a bienes perecederos o asistencia técnica de bienes, asegurando siempre bajo control del emisor, que los mismos serán entregados o devueltos garantizando la rapidez, el trato y la atención personalizada que los mismos exigen.

La consecuencia es que, también la tecnología de la mano de empresas auténticamente innovadoras como Portefy ha permitido incorporar el servicio en la última milla a lo que se ha denominado la cuarta revolución, la tecnológica, con efectos disruptores en el transporte de bienes, perecederos o no, inclusive en espacios como la “última milla” que exigen celeridad, economía y seguridad.

Sólo empresas de precisión pueden estar a la altura de aceptar y ganar el desafío de la última milla, tal y como lo está Portefy Business.