En alguna ocasión todos hemos tenido que enviar un paquete por primera vez. Una tarea que a priori parece sencilla, pero que si no tenemos experiencia se nos puede hacer cuesta arriba, ya que hay que distinguir una serie de conceptos como el etiquetado. La etiqueta es el objeto que nos asegura que nuestro paquete llegue a su destino.

¿Cómo y dónde se pone el remitente y el destinatario en un paquete?

En la parte frontal debemos colocar los datos del destinatario. Puedes ponerlo también en el centro. Normalmente:

  • Remitente: se pone en la parte superior izquierda del paquete y el destinario en la parte inferior derecha.
  • Destinatario: en la parte frontal del paquete.

Si hacemos esto nos aseguramos que llegue a su destino.

Datos necesarios para enviar un paquete

Es necesario asegurar que el paquete tiene toda la información y todos los datos del receptor. En caso de que viaje a una oficina es necesario poner el nombre de la persona en concreto que va a recibirlo. Podemos utilizar las siglas «Att» y el nombre de la persona que queremos que lo reciba.

Entre los datos que hay que escribir destacamos:

  • Nombre y apellido
  • Dirección completa, código postal, ciudad y provincia
  • Número de teléfono. Esto es opcional.

Una vez pegada la pegatina asegúrate que está bien fijada. Los datos del remitente también son esenciales por si hay algún problema. Lo positivo de incluir el número de teléfono es que se puede localizar a las personas si hay alguna incidencia. Como hemos comentado anteriormente, para la pegatina del destinatario, es muy importante que los datos estén bien colocados, de forma que no se puedan despegar. Hay personas que coloca la pegatina en la parte frontal para que el mensajero tenga fácil acceso.

¿Qué es el destinatario y remitente en un paquete?

El destinatario de un envío es quién recibe el envío. Mientras que, el remitente, es la persona que lo realiza.