Acabas de comprar muebles nuevos y quieres llevarlos a tu hogar. Aunque IKEA es una empresa que tiende a hacerlo todo ‘fácil’ y por ende la mayoría de sus productos vienen desmontados, a veces el tamaño o el número de bultos es un obstáculo para cargarlo en tu vehículo. Ante tal situación, la pregunta es, ¿cómo puedo hacer envíos de IKEA?  

Te traemos una serie de soluciones que se adaptarán a tus necesidades.

  • Contratar el servicio de envíos de IKEA. La propia empresa ofrece envío de muebles de IKEA en sus tiendas. ¿Es muy caro? Depende del número de bultos y el peso que tengan. Si nuestros muebles pesan menos de 50kg el peso base es de 19€, aunque este puede variar. En caso de que pesen más, el mínimo es de 39€, pero de nuevo, si nos encontramos con más bultos/peso la cantidad aumentará.

Ventajas: servicio propio asociado a la tienda. Es seguro, fiable y conocen los productos que has comprado.

Desventajas: dependes del peso del mueble. Los muebles de IKEA no suelen ser pesados, pero si es cierto que, si estás reformando tu hogar y has comprado diversos muebles, el precio total de envío IKEA puede aumentar significativamente.

  • Contratar a una persona freelance que lo lleve. La persona que haya ido a algún IKEA conoce de sobra que en la puerta de entrada y salida suele haber carteles o personas que ofrecen sus servicios como transportistas. El precio depende de la persona y lo que se apalabre.

Ventajas: solución inmediata ante una necesidad. El precio puede ser barato.

Desventajas: ninguna seguridad en la transacción y en el transporte. El precio puede ser muy alto. No hay garantías.

  • Utilizar Portefy para tus envíos de IKEA a domicilio. Portefy es una aplicación de envíos inmediatos. Funciona de manera muy sencilla: se descarga la app, se registra uno de forma gratuita, se selecciona dirección de recogida y entrega y el transportista hace el envío de IKEA al momento.

Ventajas: es un servicio seguro. El transportista que se encarga de realizar el envío es un transportista profesional con carnet avalado y no un rider. No cobra en base a peso/volumen de los bultos y tiene diversa gama de vehículos para enviar. Además, puedes seguir la ubicación del transportista en todo momento a través de la app (gracias al GPS).

Desventajas: para que te sea rentable tienes que realizar un trayecto no muy largo. Portefy presenta una ventaja que es que cobra en base al kilometraje, y no en base al número de bultos. Si queremos enviar un mueble pequeño a gran distancia puede que no salga rentable, pero si enviamos cuatro muebles grandes sí. En todo caso, la app te informa del coste de la operación antes de aceptar la misma.

En definitiva, estas son las principales alternativas que tienes en materia de envíos IKEA a domicilio. Si existe otra no dudes en dejarnos un comentario. Te recomendamos ver otros de nuestros artículos como ‘Hacer tus envíos de Wallapop de forma segura’.